Principal denunciante de abuso de poder en el Banco de Desarrollo de América Latina participó en un nuevo capítulo de Diálogos de Cambio con el Grupo de Puebla

Como todos los miércoles, en un nuevo capítulo de Diálogos de Cambio con el Grupo de Puebla, se debatió sobre la elección en el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), y, en esta oportunidad, fue moderado por el fundador del grupo, Marco Enríquez-Ominami; y contó con la participación de la exministra del trabajo de Colombia y miembro del grupo, Clara López, y Alejandra Claros, excoordinadora de Secretaría del Banco de Desarrollo de América Latina, y principal denunciante del abuso de poder y vulneración de derechos laborales en la CAF.

Hoy queremos hablar de un tema que se habla poco, como son los agentes económicos de carácter multilateral, entre otras, en esta América Latina y el Caribe sobreendeudada, con economías que apenas pueden pagar los intereses de la deuda, hay dos grandes jugadores: el Banco Interamericano de Desarrollo y la Confederación Andina de Fomento. Esos bancos cofinancian, aportan y apoyan al desarrollo del continente. Ya hubo una gran controversia con la presidencia del BID, puesto que hoy está en manos de un norteamericano, que rompe con una tradición y una ley no escrita, que ese banco le correspondía a los latinoamericanos gobernar”, dijo al comenzar, el fundador del grupo, Marco Enríquez-Ominami.

La primera invitada, la ex ministra del Trabajo de Colombia y fundadora del Grupo de Puebla, Clara López, explicó que “la CAF es un experimento viviente de la integración latinoamericana, tal vez es el ejemplo más fuerte, porque son 50 años desde que a partir del Pacto Andino, se fundó la Corporación Andina de Fomento, que hoy es un Banco Multilateral para proyectos de desarrollo de mucha importancia en América Latina. Ahora en el año de la pandemia, con créditos entre 10 mil y 14 mil millones de dólares, la CAF ayudó a financiar a los gobiernos en esta parte crítica de la crisis. La CAF es fundamental, porque además de ser un instrumento de desarrollo, es la demostración de que la integración puede funcionar. Esa integración que se ha debilitado tanto en los últimos años, por las razones que tiene hoy en crisis de gobernabilidad a la CAF, por el enfrentamiento ideológico, cuando la integración debería hacerse independiente de la inclinación ideológica de los líderes de la región”.

Finalmente, la excoordinadora de la Secretaría del Banco de Desarrollo de América Latina, Alejandra Claros, explicó que “la crisis de la CAF se ha provocado por la mala gestión del señor Luis Carranza. Primero, la crisis se desencadena al ingresar una persona que ha ideologizado la organización y sobre todo, ha provocado, algo que no puede ocurrir en las multilaterales: el acoso, el abuso de poder, y la discriminación ideológica. La señora Elvia Luz, la principal hostigadora, la que maneja la vicepresidencia de administración, no ha pisado Bolivia hace 25 años porque se le está siguiendo un proceso de daño económico al estado. Las dos personas que hoy manejan la administración, están siendo encubiertas por una administración que no logra tomar las decisiones y transparentar este tipo de cosas. El señor Carranza es el único responsable de la politización de CAF y esperamos que los países como Chile, que ha estado rezagado en su interés en la CAF, presten atención porque la CAF tiene una cartera similar al Banco Interamericano de Desarrollo”.