Marco Enríquez-Ominami en picada contra Presidente de la Cámara Chilena de la Construcción tras dichos por el tercer retiro: “Es un insulto a la inteligencia”

El excandidato presidencial se refirió a las afirmaciones de Antonio Errázuriz Ruiz-Tagle, quien aseguró que un nuevo retiro del 10% de los fondos de pensiones “es una mala idea” y “crea una situación de cierta dificultad para atraer trabajadores a empleos formales” puesto que “vamos a tener que mejorar los ingresos de los trabajadores”.

Como “un insulto a la inteligencia” calificó este martes Marco Enríquez-Ominami, los dichos del Presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Antonio Errázuriz Ruiz-Tagle, quien en entrevista con el diario El Mercurio aseguró que un nuevo retiro del 10% de los fondos de pensiones “es una mala idea” y “crea una situación de cierta dificultad para atraer trabajadores a empleos formales” puesto que “vamos a tener que mejorar los ingresos de los trabajadores”.

“Uno se pregunta si el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción se pegó en una pared en la cabeza al dar esta entrevista y provocar a las y los chilenos. Por eso, el tercer retiro ha tenido cada vez más adhesiones y argumentos, y por eso es urgente y necesario”, dijo el excandidato presidencial.

“Si faltaban argumentos para apoyar un tercer retiro a las AFP, el sábado el Presidente de la República nos dio uno adicional: frente a las dificultades para acceder al bono clase media, nos demostró que sigue siendo una mejor alternativa el retiro de las AFP”, agregó.

Y profundizó: “El lunes, nos entregó otro argumento: reconoció que había dinero para ayudar más, entonces, acorralado, el gobierno amplió la oferta de ayudas y hoy martes, nos regalaron un nuevo argumento que hace más sólida la necesidad de justicia social en Chile: Antonio Errázuriz, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, dice que un tercer retiro sería muy malo para la construcción puesto que ya no habría mano de obra, porque la gente, al tener un poco más de dinero, no necesitaría trabajar donde se paga mal”.

“En lugar de plantear cómo mejorar las condiciones laborales del área de la construcción, dice que lo mejor es no darle dinero a las y los chilenos porque dejarían de ser posible mano de obra barata”, lamentó Enríquez-Ominami.