Los progresistas queremos recordarle al señor Labbé que ni sus amenazas y menos sus decisiones las puede tomar a su gusto, ya no estamos en dictadura y Chile vive en un sistema democrático. El alcalde de Providencia al referirse a la cancelación de matrículas a los alumnos de su comuna sin desparpajo dijo “yo no amenazo, tomo decisiones” y agregó que a los que participaron en tomas “le aplicaremos el máximo de rigor, no hay vuelta atrás”.

Así como Labbé olvida que vivimos en democracia, olvida igualmente que tiene pendiente una resolución judicial por un recurso de protección presentado por la Defensoría Ciudadana dicen los progresistas, y le recuerdan que el recurso favorece a más de 2000 alumnos de liceos emblemáticos de la comuna de Providencia y que además está imposibilitado, por una orden de la Corte de Apelaciones, de caducar o cancelar matrículas o expulsar a ningún alumno de su comuna en razón de una orden de no innovar acogida por los tribunales.

Para mí, el edil de Providencia es un personaje del pasado, “Labbé demuestra que aún vive en la época de la guerra fría, dónde tus propios compatriotas, incluso niños, se convertían en tus enemigos. Los progresistas no podemos estar más lejos de esa lógica. Y más allá del juicio sobre las formas, abrazamos y aplaudimos la convicción y el coraje de miles de adolescentes que salieron a las calles, marcharon, sufrieron la represión, se tomaron sus escuelas y liceos, perdieron el año escolar, en defensa de una educación pública de calidad para estas y las futuras generaciones”.

Camilo Lagos, vicepresidente de los progresistas agregó: “Las bravuconerías de Labbé solo muestran su intolerancia y pequeñez moral. Su lógica de pequeño dictadorcillo no acepta una juventud alegre y autónoma, que con sus movilizaciones permitieron un giro irreversible en el camino hacia el cambio del modelo educativo heredado de la dictadura y continuado por la concertación. Los progresistas queremos una comuna liderada por alguien que integre, que abrace, que proteja a sus estudiantes y a sus vecinos, y no que se perpetúe en el poder en base al miedo, la represión y anuncios de mano dura”.

El coronel en retiro, si ha tomado alguna resolución en contra de los alumnos que participaron en el movimiento estudiantil está cometiendo una ilegalidad, ya que los jóvenes estaban movilizados con el apoyo de sus padres y de la mayor parte de la sociedad, contrariamente al desprecio casi unánime que despertó el homenaje que hizo en su comuna a un asesino y torturador como Miguel Krassnoff, condenado por la misma justicia que Labbé quiere burlar a más de 140 años de presidio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.