Carta de Manuela Gumucio: ¡Yo acuso!

Manuela Gumucio, periodista

Yo acuso a todos los que teniendo el acceso en su calidad de personalidades políticas o periodistas, no hayan levantado la voz para decir YO ACUSO; para hacer ver que se ha logrado mantener fuera de la postulación presidencial a Marco Enríquez-Ominami con maniobras judiciales y numerosas desigualdades ante la ley, durante 8 años. En estas mismas páginas, el día 29/05/21 Don Juan Francisco Cruz Salas, del Observatorio Judicial sostiene que las personas privadas de libertad por el estallido, no son presos políticos, dado que un juicio penal dura alrededor de  2 años y todavía quedan algunos meses para que se cumpla dicho plazo. ¿Por qué juzgar al excandidato requiere 8 años y hasta 10 como se pretende?

Desde el lunes 14 de junio, se desarrolla, por  fin, el juicio por la objeción de 5 boletas del Servel que se llama erróneamente OAS (avión usado en la campaña)  causa que  fue sobreseída por falta de pruebas, tras años de investigación y viajes a Brasil de  la Fiscal Chong, y diversas filtraciones del sumario bajo su responsabilidad que no merecieron ni siquiera una amonestación.

En el juicio de estos días, se acusa al ex candidato de fraude de subvención por 5 boletas que no habrían correspondido al trabajo mencionado. Dos de ellas corresponden a los más cercanos colaboradores del candidato que figuran en una infinidad de fotos y son ampliamente conocidos por su entorno, en particular, el Sr Ortiz, encargado de  gestionar las entrevistas. ¿No tuvo tiempo la Fiscal de investigar algo tan elemental? ¿No recuerdan los periodistas a esta persona?

No hay espacio para señalar numerosos otros aspectos inquietantes en esta exclusión “por secretaría” de un político notable y quizás por eso, temible. Supongo que nadie se levanta contra esta injusticia porque no sabe, simplemente. Por eso invito a mis colegas periodistas a  preguntarse, investigar y relacionar los hechos.

Advierto que consideraré un grave acto contra una mujer que se diga que hablo como “madre” porque también soy ciudadana, relativamente inteligente, y me duele la señal que se da al país con el silencio en torno a esta utilización de la justicia para propósitos políticos.