[Semanario] Líderes de Latinoamérica coincidieron en la necesidad de construir la unidad de los sectores progresistas

“La pandemia irrumpe en un momento de crisis del modelo económico neoliberal a nivel mundial. Países en desarrollo y países pobres fueron los más perjudicados”, destacó Mónica Valente, del PT Brasil.

En el marco del 1er encuentro nacional de Progresistas en Red se realizó hoy la charla “Los desafíos del progresismo frente a la pandemia”. Estuvieron presentes el Embajador Argentino ante España Ricardo Alfonsin, Mónica Xavier -Representante del Frente Amplio de Uruguay-, Marco Enriquez Ominami -Grupo Puebla, Chile- y Mónica Valente -Foro Sao Paulo, PT Brasil-.

“La pandemia desnudó la enorme desigualdad social que existe en la región. Necesitamos gobiernos que levanten la bandera de la ética de la solidaridad”, expresó Marcelo Ferreira de Progresistas en Red al inicio del encuentro.

Por su parte, Mónica Xavier se refirió a la precarización que hubo en el mercado laboral, especialmente a la multiplicación en la carga laboral que sufrieron y sufren las mujeres. Mencionó que “la región no ha tenido una respuesta integral frente a la violencia de género”. Y finalizó:“No es sencilla la unidad -de las agrupaciones progresistas- pero es necesario que nos pongamos de acuerdo y busquemos coincidencias para lograrla”.

“La pandemia irrumpe en un momento de crisis del modelo económico neoliberal a nivel mundial. Países en desarrollo y países pobres fueron los más perjudicados”, dijo a su turno Mónica Valente del PT Brasil.

Marco Enriquez Ominami se refirió a los gobiernos progresistas latinoamericanos y expresó: “La integración es el único camino progresista para el desarrollo de nuestra región”.

“Los desafíos del progresismo no han cambiado luego de la pandemia, sino que se han profundizado, porque lo que busca el progresismo es la construcción de sociedades menos injustas en términos de libertad y de igualdad”.

La actividad fue organizada conjuntamente por Progresistas en Red y la fundación Friedich Ebert Stiftung (FES).

Fuente: Semanario