QUIERO CAMBIAR CHILE

Decidí ser candidato a la presidencia de la República en los comicios de 2009-2010. Ante la negativa del PS para dilucidar quién sería el candidato único de la Concertación, en el 2010 me presenté como candidato independiente y ese mismo año inscribí mi candidatura ante el SERVEL.

Gracias al apoyo de los partidos Humanista y Ecologista, así como también de los movimientos Amplio Social, SurDA, Red Progresista, Regionalista y por la Diversidad Sexual, entre otros, el díscolo, como algunos me llamaban, y contra todos los pronósticos y encuestas, obtuvo el el 20,13% de los votos, logrando el tercer lugar en la contienda electoral.

Junto a grandes compañeros, en 2010  fundamos el Partido Progresista (PRO), el cual consiguió importantes resultados en las elecciones municipales de Chile de 2012 —tales como la alcaldía de Arica, capital de la Región de Arica y Parinacota— y a través del cual me presenté nuevamente como candidato a las presidenciales de 2013, siendo el primer candidato oficial de dichas elecciones, así como el primero en dar a conocer su programa presidencial.

Educación gratuita para todos; un cambio radical en la reforma tributaria; una nueva Constitución, en reemplazo de la Constitución de 1980, reformada a través de Asamblea constituyente; y la desconcentración de la economía, fueron algunas de mis propuestas, que en su gran mayoría se mantienen vigentes hasta hoy.

En 2013 también presenté el libro Por un nuevo Chile: Propuestas para un debate ciudadano, un documento de 163 páginas elaborado por diecisiete asesores del PRO, en donde formalicé mis propuestas de gobierno para la elaboración de una nueva Constitución. Meses más tarde lanzaba “El Problema no es la economía, es el poder” que realicé en coautoría con mi tío Rafael Gumucio, y el libro “Si tú quieres Chile cambia”, que contiene  propuestas para un programa de gobierno progresista y solidario.

La suma de todos estos libros colaboró a entregarle densidad de ideas y programática, no solo a mi candidatura, sino también al proyecto país desde una mirada progresista, que hasta hoy necesita Chile.

El 7 de abril del mismo año presenté a mi equipo de campaña, conformado por 48 colaboradores, entre los cuales participaban 15 mujeres y 23 jóvenes menores de 35 años, porque creo profundamente en la juventud como presente y futuro de Chile. Algunos de ellos: Andrés Solimano, exdirector del Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), coordinador del área económica; Juan Casassus, coordinador de educación; Raúl Requena, del área laboral; y el escritor Mauricio Electorat, encargado del área de cultura. Sus coordinadores generales en la primera etapa de campaña son el alcalde progresista de Arica, Salvador Urrutia, la presidenta del Partido Progresista y encargada del programa, Patricia Morales, y el secretario general Camilo Lagos, encargado de la coordinación política.

El 5 de mayo, el Movimiento del Socialismo Allendista, una rama del Partido Socialista de Chile liderada por Esteban Silva, jefe de campaña de Jorge Arrate en las presidenciales de 2009-2010, oficializó su apoyo a mi candidatura. Por su parte, lo mismo hizo el Partido Liberal el 15 de junio.

Hoy, en 2017, me presento nuevamente como candidato, no como capricho personal como algunos afirman, sino porque después de un camino político claro, lleno de aprendizajes y experiencia, estoy seguro que soy el más preparado para conducir a Chile por el camino de la igualdad y la equidad. Quiero cambiar a Chile porque estoy convencido de que una vida digna para todos es posible. Si lo hacemos juntos, Chile vencerá.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 4 =