ME-O propone crear un Ministerio que vele por la correcta instalación del proceso constituyente: “Nos preocupa la estrategia de Sichel, Kast, Parisi y Piñera de boicotearlo”

Se tratará de un cargo con rango de ministro que acompañe el proceso constituyente y vele por la correcta instalación de la nueva Carta Magna.

Junto a la vicepresidenta del Partido Progresista y  fundadora del Frente de Mujeres Progresistas Tati Allende, Andrea Condemarín, David Blanco, abogado Progresista, ex coordinador nacional de “MarcaTuVoto» e Ignacio Bustos, vocero de su comando, este martes el candidato de las y los progresistas, Marco Enríquez-Ominami presentó su propuesta respecto a la creación de un Ministerio que acompañe el proceso constituyente y vele por la correcta instalación de la nueva Carta Magna.

“Hoy, el mismo día en que se vota el reglamento de la Constituyente -a quienes creemos y promovimos este proceso- nos preocupa la estrategia de Sichel, Kast, Parisi y Piñera -que al final del día son lo mismo- de boicotearlo, por arriba en los medios de comunicación y por abajo con sus constituyentes, dinamitando la esperanza de cambio de un pueblo”, explicó Enríquez-Ominami.

En ese contexto, el presidenciable agregó que en su gobierno la prioridad será cuidar, acompañar y respetar ese proceso, “en su autonomía, su condición soberana, fundacional, deliberante y de legítima aspiración de un pueblo, que es la mayor de nuestra historia”.

“Nunca antes un proceso había tenido 80% de votación a favor”, insistió, dando cuenta de que ese resultado se debe a “la esperanza de la educación pública gratuita, del derecho al agua y otros, es la esperanza de una fuerza confiable de cambio”.

En la misma línea, Condemarín hizo un paralelo entre el gran apoyo popular con el que nació la Convención Constitucional y las zancadillas constantes que le ha hecho este gobierno.

“Por eso, quienes llevamos más de diez años empujando los límites de lo posible y esperando cambiar la actual Constitución, creemos que es fundamental apoyar el proceso constituyente. Para lograrlo, es necesario que exista un gobierno que se defina progresista, liderado por Marco Enríquez – Ominami, por ello, esta propuesta es fundamental para lo que viene y lo que espera este nuevo Chile que vamos a construir entre todas y todos”.

El abogado David Blanco, por su parte, mencionó que hoy la convención está siendo atacada reiteradamente, detallando que “es fundamental esta propuesta de tener un gobierno realmente garante del éxito de la Convención, independiente del resultado, que lo van a decidir todas las chilenas y chilenos a través del plebiscito de salida. Hoy tenemos un gobierno absolutamente ausente que no quiere que la convención tenga éxito”.

El vocero de la campaña, Ignacio Bustos, en tanto, agregó que “esta propuesta tiene que ver con la coherencia política del Partido Progresista y de nuestro candidato. Hace más de una década, cuando para algunos la nueva Constitución era fumar opio, desde el liderazgo de Marco Enríquez – Ominami logró instalarse la idea de que cambiar Chile venía de la mano de un cambio constitucional. Luego de eso, en las protestas de octubre 2019 y los vejámenes de un gobierno criminal que nos dijo que estábamos en guerra, la lucha de este pueblo logró que hoy estemos en un proceso que hay que cuidar”.

La propuesta del candidato de las y los progresistas es crear un cargo, “Un desafío con rango de ministro que, a partir de marzo de 2022, podrá hablar con cualquier autoridad del país, para garantizar no solamente el respeto a la soberanía de la Constituyente, sino también para respetar y acompañar la instalación de la misma. Las regiones siempre son olvidadas, la Constituyente se hace en Santiago, pero es para todo Chile y por tanto esta persona, con rango de ministro, será parte del consejo de gabinete y de la construcción de ese nuevo Chile”.

Acerca del financiamiento para dicho ministerio, Enríquez-Ominami aclaró: “Este cargo contará con un 10% del presupuesto de la actual Secretaría General de la Presidencia, que es el ministerio que acompaña al Congreso de Chile. Eso equivale más o menos a un 15% del presupuesto de la Constituyente, por tanto, pondremos recursos de manera eficiente, no será un gasto adicional enorme sino al revés”, dijo.

Para finalizar el candidato preguntó: “Si la Constituyente se pierde ¿alguien sabe dónde vamos a parar? La esperanza de una economía con inversión extranjera, que se recupere y cree puestos de trabajo requiere de una Constituyente que sepa que se va a respetar su proceso. Nosotros afirmamos aquí responsablemente que la verdadera amenaza del cambio se llama Sichel, que es lo mismo que Piñera, dos Sebastianes contra un pueblo”, finalizó.