ME-O: “No le voy a regalar a una empresa de derecha el futuro del país”

El candidato presidencial del Progresismo habla de sus convicciones y de lo importante que son para él las alianzas políticas. Se refiere a la adopción de parejas homosexuales, su familia y el equipo de sus amores. Además le dejó un recado a Sebastián Piñera: “Es la encarnación de la privatización de la vida”.

Al terminar su seminario de la Fundación Progresa, Marco Enríquez-Ominami (43) sale del salón Torres del Paine del Hotel Director de El Golf. Vestido con pantalones burdeo y zapatillas, se sienta en el sillón más grande del lobby, donde se cruza su chaqueta azul marino. Al empezar la entrevista, toma la grabadora se la acerca a la cara para dar una última entrevista antes de partir a Perú.

Su candidatura
¿La Tercera es la vencida?
-Así dicen.

¿Por qué te postulas nuevamente?
-Porque hay 90 mil niños en el SENAME, porque Paola Coria murió después de 25 horas de parto en Calama porque no había cesárea. ¿Qué le decimos a esa familia? Murió ella y murió el niño. ¿Qué le digo? ¿Que no voy a competir porque me asusté?

En caso de no salir, ¿hará como Salvador Allende y se postulará hasta salir?
-Yo espero contar con el apoyo de Alejandro Guillier y de toda la centroizquierda en segunda vuelta. Necesitamos un gobierno de mayoría.
En Adimark, obtuvo un 0% de las preferencias y en CADEM un 1%, comparado con los dos terceros lugares obtenidos en las dos últimas elecciones es una diferencia abismal. ¿Qué crees que hizo bajar tan drásticamente tu popularidad? ¿Qué crees que pudo haber provocado esto?
-Se sienta derecho, un poco más serio- Nos vemos el 19 de noviembre, ahí vemos las cifras. Apenas es 7 de mayo. Da lo mismo, lo importante es la fecha de la elección. No le voy a regalar a una empresa de derecha el futuro del país. Tu voto va a ser clave para decidir si merezco o no ser presidente, eso lo decides tú.

Su casa, familia y él
¿Qué tan presente está la política en tu casa?
-Toda mi vida lo ha estado, toda mi vida se ha respirado la política. Nací y mi padre llegó clandestino a verme, de ahí en adelante, llegó clandestinamente a la clínica.

Tu hija Fernanda dijo a la revista Paula que nunca la adoctrinaste y que ser del PRO se dio natural. Considerando su cargo como consejera académica y su edad, ¿Crees que te ayudará a tener más llegada con los jóvenes?
-Yo creo que sí, que ella ha mostrado una capacidad en los momentos más difíciles míos de crear una propia identidad.

¿Qué ha cambiado en Marco Enríquez-Ominami desde la primera elección?
-Yo creo que he aprendido, hay cosas que uno aprende, la importancia de articular políticamente. Uno aprende la importancia de las alianzas políticas, se aprende, hay que hacer más del esfuerzo que hicimos, con el Partido Wallmapuwen, por dar un ejemplo, hicimos mucho esfuerzo y hay que hacer más. Y segundo, que es perseverar en el programa.

Se dice popularmente que las canas lo hacen a uno más interesante ¿Cree que este cambio de imagen lo ayudará a verse más preparado para el cargo de presidente?
-Lo evaluaran los chilenos el 19 de noviembre en una urna. Como no es un desfile de modas, no es con aplausos, es con votos.

Político futbolero
El viernes pasado fuiste al estadio con una de tus hijas a ver el partido de la U con Cobresal. ¿Qué tan hincha eres de la U?
-Se recuesta sobre un brazo del sillón- He sido muy hincha. Al llegar a Chile estábamos en segunda división, dejé de ser un gran activista asistente al estadio cuando estudié filosofía. Cuando tú estudias filosofía tienes cátedras y los domingos eran los días privilegiados para leer. Sería contradictorio ir al estadio, que es llegar tres horas antes del partido y salir dos horas después, es contradictorio. Del 86 al 96 debo haber ido, y no miento, todos los domingos al Santa Laura, al Nacional. Viajé a El Salvador, hice cosas de hincha. Debo decir que después, mezclados los estudios, los viajes, las películas y los rodajes, me desordené. Pero soy muy chuncho además porque tengo una mujer muy colo-colina.

El equipo tuvo un alza importante en esta temporada, partió en la parte baja de la tabla y ahora está peleando la punta con Colo-Colo. ¿Te compararías con los azules a la hora de buscar un repunte en las encuestas?
-Ríe- Si, cuando llegué a Chile venía con una admiración extrema por Platini, jugador estrella de Francia. Me gustaban dos equipos: Paris Saint-Germain, que ahora es un rockstar, pero antes era muy malo; y el Saint Etienne, donde jugaba Platini. Pero en los equipos no estaba la garra, aunque se ofendan mis compatriotas que me acogieron. Me acuerdo que al llegar a Chile, Audax Italiano nos metió un dos a cero y al domingo siguiente con Iquique un uno a cero, después tres cero y a mí me fascinaba la hinchada, que no es oportunista. Cuando bajamos a segunda me impresionó mucho como la barra seguía cantando en los potreros, me impresionó mucho, a estadio vacío estábamos y nada. Me parece que hay algo comparador, hay que saber resistir a veces.

Si tú es la U, ¿Quién es su superclásico (Colo-Colo)?
-Piñera. Sí, pero Colo-Colo es mejor que Piñera. ¿Cuántos políticos y seres humanos conoces que se cambien de equipó de futbol a los 50 años? Yo conozco uno y se llama Piñera, que se cambió de equipo a los 60 años sólo para ganar votos. Siempre he desconfiado de esa gente que se cambia. Una de esas cosas que hace identidad en Chile es amar nuestros equipos en las buenas y en las malas, no abandonar las convicciones, sea popular o no.

¿Es él tu rival a vencer?
-Efectivamente, Piñera es el rival a vencer. Es la encarnación de la privatización de la vida.

Otros candidatos e ideales
Hablando de otros candidatos, ¿Supo que Manuel José Ossandón fue a Vertigo?
-Sí, por ahí lo leí.

Entonces sabes sobre su encuentro con Jordy Castell sobre la adopción de parejas homosexuales.
-Sí, me lo comentaron.

Tú ya has afirmado estar de acuerdo con el matrimonio homosexual y la opción de adoptar de estas parejas. ¿Qué tan viable ves que esto se concrete en Chile?
-Te lo voy a poner de esta forma. 2006 presenté la ley de aborto, la censuraron. 2017, la comisión de salud está avanzando. Las cosas ocurren. En 2006 le quise bajar el sueldo a los Diputados. 2017, están todos a favor. Creo que hay cosas que uno hace en el minuto que quedan un poco en el vacío, pasan los años y ellos son mayoría.

¿Te consideras vidente en estos temas?
-No, sólo vi luchas anteriores, no todo nació conmigo. No soy creador ni fundador de las ideas, no de todas, pero creo que es un momento súper en oportuno, para usar mi posición de privilegio para buscar solución de una causa, arriesgando mi elección. ¿Quién defendió en 2006 el aborto en un proyecto de ley en la historia de Chile? Nadie. ¿Sabes cuántos diputados firmamos la ley? Dos.

Pero quedémonos con la adopción. De ser presidente, ¿qué medidas tomarías para que esto se llevara a cabo?
-Habría que revisar la Ley de Adopción, porque la Ley de Adopción en Chile está separada. Hay que darse trabajo, sobre todo porque la oferta pública es mala en materia del SENAME, entonces yo creo que sí hay que hacer un esfuerzo adicional de re-legislar la Ley de Adopciones.

¿Si no es usted el que recibe la banda presidencial el 11 de marzo, quién debería ser?
-Yo espero en segunda vuelta contar con toda la fuerza de la centroizquierda para derrotar a Piñera y construir un gobierno que comience un proceso de cambio. Estoy convencido que en segunda vuelta es fundamental contar con ese apoyo.
Entonces, ¿Estás seguro de que serás presidente?
-Estoy seguro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.