Marco Enríquez-Ominami propuso terminar con la discriminación de los bancos hacia las mujeres

Santiago, 28 de julio de 2017. Una inédita propuesta para que la banca termine con la discriminación que sufren millones de mujeres de todo el país dio a conocer el candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami.

De acuerdo con la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), pese a que las mujeres tienen menos deudas y ahorran más que los hombres, las mujeres reciben tasas de interés un 15% más altas que los hombres.

“Uno de los grandes temas de Chile son sus trabajadores y trabajadoras. Lo que está pasando en Chile es gravísimo si se confirma esta información que entrega la Superintendencia de Bancos. Esto se suma a que la presencia de las mujeres en los grandes directorios es bajísima, tal como en el mercado laboral, donde también es más baja que los hombres”, señaló el presidenciable de los progresistas e independientes.

Enríquez-Ominami agregó: “Hemos hecho propuestas en materia de salas cuna, pero eso no basta. Lo que hoy confirmamos es una abuso, una vez más, de los bancos. Quiero decir que esto se trata de los trabajadores y trabajadoras de Chile, que su ingreso no alcanza. Y como no alcanza, hay que ir al banco para pagar el colegio, la parafina, el Transantiago y el transporte interurbano en regiones”.

“Si los bancos, además, se vuelven machistas, estamos en un problema superior. Yo hago una propuesta. Porque no sólo se trata de la justa protesta por un sueldo decente para las mujeres. Propongo que por ley se prohíba cualquier tipo de discriminación a la hora de entregar un crédito a las mujeres. Son las que más ahorran, menos deuda tienen y son las más maltratadas. No es aceptable”, enfatizó.

“Mi propuesta es que el gobierno envíe de manera urgente un proyecto de ley que regule esto. Ya las isapres lo hacían. Recordemos que ya se permitía transformar a la mujer en ‘riesgos’. Creemos que las mujeres no son un ‘riesgo’, no lo son para Chile, sino que esenciales para la sociedad y merecen igualdad de trato. Espero que los demás candidatos presidenciales de centro izquierda recojan la propuesta y nos reencontremos también en esto. Los invito, una vez más, a la unidad en torno a ideas, no a liderazgos”.

Por su parte, la vicepresidenta del Partido Progresista, Andrea Condemarín, agregó: “Me indigna que como mujeres ya recibamos un 25% menos de sueldo en promedio. Que, adicionalmente, tenemos mayores costos en las isapres por el solo hecho de ser mujeres y nada de eso ha cambiado en 30 años. Y ahora nos enteramos que, más encima, somos personas que nos endeudamos menos, tendemos más al ahorro y, aún así, para el sistema financiero somos un riesgo más alto que los hombres y, por lo tanto, se nos cobra un 15% más en los intereses. Me indigno ante este machismo notorio que está instalado en Chile”.

Sobre el mismo punto, el vicepresidente de la CUT Fabián Caballero señaló: “Desde el mundo de los trabajadores y trabajadoras, el diagnóstico que tenemos es que después de tanta imposición financiera especulativa se ha producido un gran daño en el mundo de las familias que vivimos de un salario. El rol de las mujeres es fundamental en el desarrollo y en el avance de las sociedades y el mundo especulativo no sólo vulnera los derechos de los seres humanos, sino que además lo hace en mayor profundidad con nuestras mujeres y trabajadoras”.

“La desigualdad frente al acceso a derechos sociales es uno de los ejes importantes que la candidatura de Marco Enríquez-Ominami quiere enfrentar sin ironías. Sincerando cuáles son los frentes que nos pueden permitir un diálogo sincero, franco, sin hipocresía”, agregó Caballero.

Pacto parlamentario
Consultado sobre la política de acuerdos del partido Progresista con otras fuerzas de centro izquierda, Enríquez-Ominami señaló que “estamos convencidos los Progresistas que la unidad es fundamental. Yo llamo a la generosidad de todos los dirigentes políticos que no piensen solo en sus partidos, un diputado más o uno menos. Todo el que esté disponible para esta propuesta será aliado del PRO”.

“Con la derecha va a ser muy difícil, porque son ellos los dueños de los bancos. Son ellos los que han permitido este tipo de abusos. Son ellos los que no denuncian esto. Ojo que hay banqueros decentes y otros abusadores. Por eso, invito al mundo de centro izquierda, con el apellido que tenga, a que nos reunamos, pensando no en nosotros, sino en Chile. La unidad es urgente”, agregó.

“Ojalá sea una lista única con todos los partidos de centro izquierda que comparten la idea de bancos que respeten a las mujeres. Una sola gran lista, ojalá. Después, estamos dispuesto a más listas, mientras esto dé una señal de unidad. Lo que no nos gusta es la desunión de los liderazgos de centroizquierda”, concluyó el candidato presidencial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.