Marco Enríquez – Ominami propone reasignar gasto en armas a políticas sociales más urgentes

Acompañado de Oriele Núñez, encargada de la Comisión de Salud de las y los Progresistas, Ignacio Bustos vocero de la campaña del presidenciable y Catalina Pozo, candidata a a consejera regional por Santiago I (PRO), Enríquez – Ominami propuso reducir el gasto bélico de las FFAA en el actual contexto de crisis y destinarlo a inversión pública e inversión social.

El candidato de las y los Progresistas señaló que no resulta aceptable que, “En medio de la pandemia, con la crisis mundial más importante de la historia de la humanidad y con una crisis económica nunca antes vista, este gobierno compró fragatas australianas por 70 millones de dólares y, porque los denunciamos, frenaron la compra de materiales para aviones F-26 de guerra, por 600 millones de dólares”. En el mismo sentido agregó que, “Como si fuera poca la falta de empatía de este gobierno, bajaron el presupuesto de vivienda, más de lo que lo bajaron en defensa, lo que indica que para este gobierno comprar armas es más importante que le vivienda”, dijo.

En ese contexto, el presidenciable hizo mención a que “A días de la parada militar, que cuesta anualmente cientos de millones de pesos, hacemos una propuesta, un cambio de orden de prioridades, proponemos que el gobierno frene toda compra bélica, que las FFAA, que son patriotas y son pueblo también, contribuyan con alrededor de 1500 millones de dólares para armas y los dediquemos, por ejemplo, a salud”, detallando que con ese presupuesto son varios los hospitales de mediana complejidad que se podrían construir.

Por su parte, Oriele Núñez, encargada de la Comisión de Salud de las y los Progresistas y candidata a diputada por el Distrito 10, declaró que, “Para las y los progresistas la salud es una prioridad y desde ese punto de vista, en este momento de crisis sanitaria no podemos estar invirtiendo en gasto bélico usando para ello recursos que son imprescindibles para la salud. Ya nuestro sistema público de salud viene con un déficit, más aún en casos como las enfermedades que están al alero de la Ley Ricarte Soto, que son enfermedades de alto costo” puntualizó agregando que, “Sin duda que la solución definitiva es que el derecho a la salud esté garantizado en una nueva Constitución, hoy es urgente palear el déficit de recursos en el sistema público de salud y dar una solución rápida, efectiva y universal a todas las enfermedades con diagnóstico y tratamiento efectivo, sin depender del gasto de bolsillo. Más salud y menos armas.”

Ignacio Bustos, vocero del comando presidencial se refirió a declaraciones de la actual presidenta del Senado, Jimena Rincón, quien plantea que las reducciones presupuestarias no se pueden hacer en cualquier área ni a cualquier costo: “Nosotros queremos decirle a la senadora Rincón que en gasto bélico sí se pueden reasignar recursos para potenciar una agenda social que potencie principalmente la salud, la vivienda y el trabajo, para que así dejemos de financiar la crisis las y los chilenas y chilenos con el 10%”, señaló.

Enríquez – Ominami propuso también al gobiernoque asuma que no puede, en estos meses que le quedan, “enredarnos en una falsa discusión respecto de la compra de armamento” detallando que, “En un próximo gobierno propondremos que toda compra de armas requiera de la validación del Senado de la República y además una moratoria continental entre Argentina, Bolivia, Perú y Chile, porque no es justo para los pobres de estos países que nuestros gobiernos, por la desconfianza, continúen comprando armas”, agregando que Chile va a la cabeza en ese tema, debido a que, “proporcionalmente, nuestro gasto militar es más alto que el de nuestros vecinos, por lo que, “Esta medida de igual manera deja a Chile en una posición de supremacía en materia de armamento”.

Finalmente, líder del Progresismo dijo que, “En mi gobierno articularemos el diálogo con las FFAA, para congelar la compra de armas y avanzar hacia más recursos para salud, más hospitales, más consultorios, porque no es justo seguir invirtiendo en armamento mientras no tenemos capacidad para ofrecer salas básicas para operar en las provincias de Chile”, sentenció invitando a quienes viven el las otras regiones del país a sumarse a esta iniciativa.