Marco Enríquez-Ominami por caída de aborto en tres causales: “De nuevo traicionaron a Bachelet”

Santiago, 21 julio de 2017. “Tenían votos en el Congreso. Hay un candidato presidencial que puso una vela pero no ordenó a sus diputados. Qué vergüenza además que diputados se sacaron fotos con Bachelet y la traicionaron”.

Con esas palabras se refirió el candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami a la votación llevada a cabo ayer y que terminó por enviar la ley de aborto en tres causales a comisión mixta.

Acompañado por un grupo de mujeres y por Karen Espíndola, autora del libro “Aborto, Estado e hipocresía en Chile”, el presidenciable de los progresistas e independientes agregó: “De nuevo dejaron sola a Bachelet, de nuevo la traicionaron”,

El candidato, que en su época como diputado en 2006 fue el primero en presentar la ley de aborto cuestionó que Alejandro Guillier haya tenido tiempo para asistir a la velatón realizada en Plaza Italia pero no para “ordenar a sus diputados”.

“Usted, senador Guillier, si prende velas ponga los votos, ordene a su coalición. Si usted no es capaz de liderar un Congreso, menos va a liderar un país. Qué vergüenza una candidatura que va, se congracia frente a la prensa con una vela y no es capaz si quiera de poner el voto que había que entregar”, señaló Enríquez-Ominami.

El presidenciable de los progresista y los independientes agregó: “Hay políticos que son oportunistas, que sacan cuentas según las encuestas. Entonces cuando un liderazgo va arriba hacen lo que ese liderazgo dice pero sus principios son igual a cero, y cuando la Presidenta va mal en las encuestas, la abandonan”.

Enríquez-Ominami concluyó: “El tema del aborto no es un asunto de encuestas, es un asunto de convicciones. A veces en la política las convicciones son más importantes que las encuestas”.

El testimonio de Karen Espíndola

Mi hijo nació y tuvo una sobrevida de dos años. Fue mucha agonía. En este diagnóstico la mayoría de los niños nace y muere inmediatamente”, señaló por su parte Karen Espíndola, quien tuvo en 2008 un embarazo de un feto con severo daño.

“A raíz de esto comenzó esta lucha por la despenalización del aborto, ya que tengo la firme convicción de que después de todo lo vivido que el Estado no puede exigirle un comportamiento heroico a las mujeres, menos a través de una ley. Es volverlas mártires a la fuerza. Después de tener un diagnóstico tan precoz, la mujer deben tener el derecho a decidir en base a sus creencias personales o religiosas qué es lo que quieren hacer en ese minuto. Lamentablemente en Chile aun no se da”.

Repecto de la votación en la Cámara, Espíndola sostuvo: “Lo que pasó ayer fue falta de liderazgo. Lo encuentro inaceptable. El proyecto vuelve a peligrar un poco y es inaceptable, porque la política afecta a los más vulnerables. Son las mujeres más vulnerables las que no pueden interrumpir su embarazo, las que no pueden salir del país a abortar y las que no tienen los recursos para abortar acá. Estamos hablando de algo tan trágico como la inviabilidad, por violación, por riesgo de vida de la madre”.

“Es dramático que invisibilicen a las mujeres en su dolor y prácticamente las cosifican, es como si no tuvieran derecho, no tienen opinión. Lo peor es que el Estado te impone algo a la fuerza y después te deja en el completo abandono. Yo creo que el Tribunal Constitucional no se va a atrever a rechazarlo, porque le estaría dando la espalda a todas las mujeres de su país. No creo que se atrevan a dejarnos en una vergüenza internacional, como lo hizo antes con la pastilla del día después. No creo que se atrevan”.

Karen Espíndola concluyó destacando el apoyo y convicciones de Marco Enríquez-Ominami: “Marco era el único que había hecho un proyecto de aborto. Me comuniqué con él y desde ese minuto siempre ha estado conmigo. Lo respeto mucho porque en 9 años siempre ha estado ahí. Hace 10 años no era válido estar a favor del aborto y Marco sí lo estaba. Ahora es válido porque toda la ciudadanía está a favor”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.