El encuentro entre Marco Enríquez-Ominami y Rafael Correa que reventó las redes sociales

Lovaina, 8 de agosto de 2017. Desde Bélgica, hasta donde llegó en una nueva escala de su documental “Hasta la victoria y más allá”, el candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami entrevistó al expresidente del Ecuador Rafael Correa.

Tras la entrevista del documental, que se prolongó por más de dos horas, ambos líderes realizaron una transmisión de Facebook Live a través del fanpage de Enríquez-Ominami que alcanzó más de 11 mil visualizaciones en directo, superó las 300 mil visitas en una hora, más de 20 mil Me Gusta, fue compartido 6.000 veces y tuvo un alcance de más de un millón de personas.

Política, economía, medios y libertad de expresión
“En segunda vuelta electoral derrotamos a la oposición, no puedo decir con certeza que ganó la Revolución Ciudadana, pero es una resistencia para que no destruyan todo lo avanzado”, señaló Correa respecto del momento político que vive Ecuador.

Enríquez-Ominami agregó: “Yo creo que las elecciones en América Latina son sobre la economía. No solo derechos. Los dilemas venezolanos, argentinos son sobre la economía. Y en la elección chilena –donde Piñera va arriba hoy en las encuestas– lo vamos a derrotar, pero es sobre la economía. La gran falla de la izquierda es que hemos abandonado el debate económico. Se lo hemos dejado a la derecha”.

“Alguien decía que política es economía concentrada”, complementó Correa. “Es decir, no es una falla de la izquierda tradicional, sino tal vez de la nueva izquierda que habla mucho de justicia y desarrollo social, pero no te habla de productividad y eficiencia. Nosotros hacemos mucho énfasis en esos conceptos. Sin embargo, el problema es otro. Cuando vino la crisis de Europa arrasó con gobiernos de derecha y de izquierda. El problema es que la gente, cuando no tiene buena información en nuestros países e, incluso, buena formación porque también nos falta mucha educación, es fácilmente manipulable. Y cuando ven que algo anda mal busca culpables, un cambio, y muchas veces no importa qué cambio”.

Correa agregó: “Esto lo manipulan muy bien los medios de comunicación y los grupos de poder. En los últimos años nos ha pasado de todo y para los que saben de economía, somos el asombro del mundo entero. Recibimos felicitaciones de todas partes, aquí en Europa somos la referencia del progresismo exitoso. Pero en Ecuador la prensa y los opositores tratan de imponer y, lastimosamente, el actual gobierno que hasta el terremoto que sufrimos el 16 de abril de 2016, fue culpa de las malas políticas económicas del gobierno, del gasto irresponsable y sobreendeudamiento.

Giro único para los medios de comunicación
Por su parte, Marco Enríquez-Ominami señaló: “La derecha tiene un talento brillante, a mi juicio, reconozcamos. Ya sus partidos no hablan nada. Son proyectos ideológicos agotados. Pero cambiaron, ahora los medios de comunicación son sus voceros. Al menos, en el caso de Chile, lo que me impresiona es cómo algunos medios, no todos, que hasta están en manos de banqueros, se volvieron nuestros verdaderos adversarios”.

“Yo no creo que es talento, es poder, poder económico”, señaló Correa. “Supieron claramente que los medios eran un poder sin contrapoder y empezaron a adquirir medios de comunicación. ¿Tú has visto medios de comunicación en manos de los pobres? Son manos de los grandes conglomerados económicos, de familias muy poderosas. Cuando yo era gobierno, estaban en manos de los bancos y no estaban para informar, eran para defender el emporio”.

Tras hablar del rol de la televisión pública, Enríquez-Ominami señaló: “Adam Smith decía que para que haya mercado tiene que haber información. Yo estoy de acuerdo con que tiene que haber giro único en los medios de comunicación. No pueden ser dueños de estos los bancos que manejan información”.

Correa señaló: “En el mundo real el poder está concentrado. Ya hay concentración del poder financiero. Si además ese poder financiero tiene el poder mediático ya no existe democracia. Somos manipulados y esclavizados por los intereses del gran capital. Es sano para una sociedad desconcentrar el poder, además, que poderes mediáticos tengan contrapoder. Es la esencia de la democracia, que todo poder tenga su contrapoder. Pero hablar de eso, es ‘atentar contra la libertad de prensa’”.

La prensa como actor político
Enríquez-Ominami concluyó el encuentro preguntándole por quienes piensan que las acciones de Correa coartaron la libertad de expresión de los medios.

“Es que ese es el talento. De identificar sus negocios con fines de lucro dedicados a la comunicación, con la libertad. Cualquier crítica a los medios de comunicación es atentar contra la libertad de prensa. No se engañe América Latina. Desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta. Para que haya un poder, tiene que haber un contrapoder. O poder regulado por la sociedad, y eso se llama ley. Pero ellos no quieren nada y siguen con sus abusos. Ese es uno de los grandes desafíos del Ecuador, de Chile, de América Latina. Ojalá perdamos el miedo a decir estas verdades. La prensa dice que la prensa libre es vital para la democracia. Puede ser cierto. Pero también lo es que la prensa mala, puede ser mortal para esa misma democracia. La concentración en los medios de comunicación es lo más nefasto para la democracia. No nos engañemos, la prensa hace política y son actores políticos”, concluyó Correa.

La entrevista de Enríquez-Ominami con Rafael Correa se suma a la ya realizada en La Paz con el presidente de Bolivia Evo Morales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.